En el video se observa cómo el muchacho que viajaba con otra persona, enfoca el medidor de velocidad del auto y muestra que va a más de 170kilómetros, después suelta el volante y sonríe a la cámara, pero cuando todo parece diversión pierde el control del carro y se vuelca.

Más artículos...

tijuana principal